Sedaciones en Madrid

Por fin parece que se esclarece la verdad en el caso de las sedaciones no-irregulares en el hospital de leganés.

Copio y pego de El País:
Una campaña de acoso institucional y mediático, abanderada por el consejero madrileño Manuel Lamela, denigró durante tres años a médicos del hospital público de Leganés por sedar a enfermos terminales. Todos han sido ahora exonerados judicialmente. Nadie les ha pedido perdón. Ésta es la historia de la infamia. De sus autores. Y de sus víctimas

El artículo completo se puede leer aquí. Poned especial atención al párrafo que empieza por “El médico era un desconocido para la opinión pública…” y siguientes. Ahora sabremos por qué el gobierno de Madrid inició aquella campaña contra los médicos finalmente exculpados.

Cierta periodista de la COPE (la radio de los obispos) debería (presuntamente, sólo presuntamente) ir a la cárcel. Lo mismo debería pasarla a otros tantos (supuestos) periodistas de El Mundo (el diario de Pedro J. Ramírez, el de aquel famoso vídeo de antaño).

Esta es la democracia cristinana que tenemos es este país. Todas esas mentiras difundidas porque aquellos médicos y anestesistas practicaban los primeros abortos en España. Todas esas mentiras difundidas porque aquellos médicos y anestesistas proporcionaban a las mujeres de este país la posibilidad de decidir. Cualquier cosa para evitar que una persona pueda hacer algo que está en contra de lo que ellos piensan. ¿Dónde quedó aquella máxima liberal que decía “estoy completamente en contra de lo que usted dice, pero daría mi vida por su derecho a decirlo”?

Al tecno-geek también le interesan otra muchas cosas aparte de la tecnología. Y empieza a estar harto de que, cada 4 años, se intenten obtener votos de esta manera.

Ellas paren, ellas deciden.

About Pablo Casado

Clinical lecturer at BarcelonaTech - http://www.upc.edu
This entry was posted in Hartazgo. Bookmark the permalink.

Comments

One Response to Sedaciones en Madrid

  1. Amkiel says:

    La madre debería tener plena potestad sobre el feto mientras éste forma parte de su cuerpo, es decir, hasta el parto. Mientras no nazca no tiene identidad ni forma parte de la sociedad.

Leave a Reply