El caso Knowledge Management

Knowledge Management es el nombre que daremos a una empresa real especializada en el desarrollo de sistemas de información para e-learning corporativo, con clientes entre los que se encuentran varios fabricantes de automóviles.

La estructura organizativa de la empresa tiene una base matricial: la empresa está dividida en departamentos (cada uno con su director) y sus proyectos implican a más de un departamento. En lo referente a su estructura funcional, Knowledge Management tiene a una serie de jefes de proyecto (línea media), que se encargan de gestionar los recursos humanos necesarios para sus proyectos en coordinación con los directores de los departamentos. La formación de estos jefes de proyecto suele no ser técnica (algunas personas son pedagogas, otras psicólogas…) y sus funciones son tanto de coaching como de gestores reales del proyecto.

Esta empresa emplea alrededor de 150 personas, entre los que se encuentran algunas personas amigas y conocidas. Sus trabajadores y trabajadoras gozan de una serie de privilegios que es difícil encontrar en otras empresas, por ejemplo:

- Contrato de 39,5 horas a la semana
- Horario flexible (de 8 a 5 o de 9 a 6)
- Horario intensivo los viernes de todo el año (de 8 a 3)
- Horario intensivo (de 8 a 3) todos los días durante julio y agosto
- Paga de beneficios (unos 1000 euros por persona en 2007)
- Cursos de idiomas a cargo de la empresa
- Ubicación privilegiada, cercana a las playas de Barcelona
- Salidas organizadas por la empresa a parques de atracciones, carreras de karts…

Las relaciones interpersonales en esta empresa son más que cordiales, hasta el punto en que acostumbran a salir “de fiesta” juntos, lo que contribuye a crear y consolidar equipos de trabajo.

Parece una empresa modélica, ¿no es cierto? A mi me gustaría trabajar en una empresa con todas esas características!

Entonces, ¿qué ha hecho que 4 personas abandonen la empresa la misma semana?

Durante el mes de julio, a 5 personas (entre las que se encontraban algunas de las 4 que abandonan ahora la empresa) se les restringió su horario intensivo porque un proyecto iba con retraso. Es decir: se les volvió a imponer el horario de invierno (de 8 a 5 o de 9 a 6) en vez del horario de verano (de 8 a 3).

Con un contrato de 39,5 horas a la semana, si se hacen 8 horas al día, se hace media hora adicional semanal, que son las que se dejan de hacer en verano. A las personas a quienes se les restringió el horario de verano no se les informó sobre la forma en que se retribuirían las horas adicionales que estaban haciendo.

El cambio de horario duró sólo 2 semanas. Es decir, el proyecto sumó un esfuerzo adicional de 50 horas hasta que se pudo al día. Es posible que las 5 personas implicadas tuvieran la sensación de perder su derecho al horario intensivo de verano por sólo 50 horas de trabajo adicionales.

Perder un derecho, por un lado, y la desinformación sobre las compensaciones pueden haber sido la causa de esas 4 salidas de la empresa.

Y ahora, las preguntas:

1.- ¿Vale la pena perder a 4 personas cualificadas y formadas en los productos de la empresa por 50 horas de trabajo?

2.- ¿Cuántas horas se va a retrasar ahora ese proyecto a causa de la formación que se les tendrá que dar a las personas que se incorporen a él?

About Pablo Casado

Clinical lecturer at BarcelonaTech - http://www.upc.edu
This entry was posted in coaching, project management, teambuilding. Bookmark the permalink.

Comments

8 Responses to El caso Knowledge Management

  1. Joan says:

    A veces creo que tendríamos que mostrar un poco más de empatía con la empresa y si puntualmente, por un motivo justificado, tenemos que “trabajar” más, pues creo que se debería hacer, normalmente los trabajadores “rascan” todos los beneficios y esquivan las obligaciones.
    Somos el país con mayor numero de horas trabajadas y menor rendimiento, es nuestra actitud.
    No estoy llamando gandules a tu amigos, ni mucho menos, ni conozco la situación real, con lo que esto no es una opinión sobre los sucesos, sino una opinión sobre la filosofía general de los trabajadores.

  2. aPoLiOn (P. Casado) says:

    @joan:
    En el post nno sale reflejado tu visión, pero es ciertamente complementaria a la que yo proponía.

    Es como en las evaluaciones de personal, que son siempre negativas o neutras: si no me suben el sueldo, estoy perdiendo, así que me voy. Si me lo suben, es porque YO me lo he ganado, me quedo.

    O como cuando una parte del sueldo es variable según objetivos: si no me dan el 100% de los objetivos, es que no valoran mi trabajo y me voy. Si me dan el 100% es porque me lo he ganado y me quedo.

    Me parece complicadísimo (e interesantísimo) este mundillo :)

  3. Jorge Fernández González says:

    Yo estou de acuerdo con Joan, si por perder el horario intensivo dos semanas (por un motivo justificado) cambias de trabajo me parece un poco desmesurado sinceramente.

    Seguro que habia mas cosas por debajo, aunque no se donde se habran ido tus amigos, pero no creo que encuentren muchas empresas con mejores condiciones, y el mercado no va ha estar muy bien los proximos años.

  4. aPoLiOn (P. Casado) says:

    Por cierto, quiero aclarar ahora ya de entrada, que no conozco personalmente a la gente que se marcha de la empresa.

    Es un caso real, pero que no son mis amigos!

  5. Judit says:

    No sé porque pero todo me suena. Hablando con conocimiento de causa… lo que tu pones en tu entrada son solo algunas de las cosas buenas. Cada caso de finalización del contrato es diferente y lo de la “bromilla” del verano no creo que haya sido ni mucho menos el desencadenante de dichas rupturas profesionales.

    Si que es cierto que somos una sociedad que nos quejamos por todo, pero es que no se que pasa que también se suele olvidar aquello de “El trabajador contento rinde más y mejor”. En ocasiones cumplir esa frase no dejan de ser pequeños detalles como tener una silla cómoda en la que trabajar, en un principio puede ser un coste un poco grande pero puede hacer que se cumplan los hitos establecidos en el desarrollo del proyecto.

    Además hay que tener en cuenta que por suerte o por desgracia no existe la empresa perfecta.

    Por cierto, suelen trabajar 39h en jornada partida y tienen 30mins adicionales para ir a desayunar, hacer encargos o lo que sea. :)

  6. Bernie says:

    Los trabajadores están en su derecho si deciden irse de la empresa. Ésta quizás debería analizar y tratar de mejorar el rendimiento de sus trabajadores en horario normal, así como las estimaciones de tiempo de los proyectos.

  7. cokezone says:

    Realmente es un caso complicado. Como ya dice Joan o Jorge, parece evidente que algo más habrá pasado, o sino, parece una razón un tanto endeble para abandonar una empresa.

    Normalmente, estos problemas se basan en temas de derechos adquiridos por los trabajadores.

    El caso del horario reducido es un “premio” (fijaros que lo pongo entre comillas) que da la empresa al trabajador. Pero, con el tiempo, las personas lo convertimos en un derecho inviolable. En el momento que este horario se cambia, aún con la justificación del proyecto retrasado, se convierte en una ofensa casi personal.

    Seguro que todos conocéis algunos de estos derechos, y que todos tenemos alguno propio.

    La gran dificultad para el empresario está en conceder a los trabajadores una serie de incentivos para que estos estén más contentos, pero que a la vez sean valorados a lo largo del tiempo, o pierden el valor motivador y acaban por generar problemas.

    Es complicado, pero hay muchas empresas que hacen un buen trabajo en gestión de personas (no me gusta lo de Recursos Humanos) y consiguen grandes resultados. Ahí os va un ejemplo:

    El caso Pikolinos

  8. mandana54 says:

    Por fin puedo hacerte el comentario después de haberlo intentad durante unos días

    Creo que la persona que sea capaz de solucionar este asunto, será galardonado con algún premio internacional. Yo lo veo desde dos puntos de vista.:

    1.- Desde el punto de vista de la empresa.

    -La empresa ha de vigilar el cumplimiento de sus contratos y al mínimo precio posible, (responsabilidad y competitividad), de hay que, ¿te imaginas que los trabajadores apoyándose en la flexibilidad de horario retrasarán los proyectos?, quien cobraría en esa empresa y ¿a donde iría ésta?.
    Evidentemente la empresa ha de poder exigir el cumplimiento del “convenio” sea este escrito o de facto.
    -La empresa cree que dando las facilidades de relación y la flexibilidad de horarios con un sueldo “razonable” tiene contentos a los trabajadores y ese es un error en que incurren algunas empresas, toda vez que las relaciones entre trabajadores y empresa, se viene discutiendo desde siempre y todavía no está resuelto, porque las relaciones no son personalizadas ¿Pueden serlo?

    2.- Desde el punto de vista de los trabajadores.

    - Si no aguanto a mis compañeros de trabajo ni en horas de trabajo, ¿porque he de irme con ellos de cena y de fin de semana abandonando a mi familia?.
    -¿Porqué se gasta la empresa el dinero que no me da en el sueldo en excursiones?. Conozco a alguien que en una ocasión y en una de estas excursiones tenía que matar (verbalmente) a su madre porque así lo exigía el guión de la empresa organizadora del evento.
    ¿Porqué se me distingue o castiga, teniendo que ir a trabajar cuando todos están sin trabajar por la tarde?

    Cuestión sin resolver.
    -¿Cuando se cubren las necesidades de la pirámide de Maslow de los trabajadores y las empresas?.

    ¿Quien se llevaráel premio?

Leave a Reply