Educación e inmigración

Mientras que estaba fregando el suelo de casa, en TVE2 emitían un programa documental que me ha provocado una reflexión que creo interesante.

El documental en cuestión trataba sobre la manera en que algunos centros educativos catalanes afrontaban el problema que, a les causa a los estudiantes recién llegados de otro países, les causa el aprendizaje de las lenguas y las culturas catalanas y españolas.

El proceso, descrito brevemente, viene a ser el siguiente: a los estudiantes recién migrados se les mete en un aula con el resto de estudiantes, que pueden llevar más tiempo en España o ser nacidos aquí. Los más afortunados van a parar a un centro en donde imparten clases de refuerzo de catalán y castellano. Este problema se transmite a los profesores y demás estudiantes porque tienen que volver a explicar a toda la clase aquello que hacía 3 meses que habían explicado (con la consecuente sensación de frustrración por estar “aprendiendo” siempre lo mismo).

Desconozco cuál puede ser el nivel de conocimientos en matemáticas, física, ciencias naturales o sociales de estos estudiantes, pero me parece mucho más importante que el idioma no les suponga una barrera para su integración en la comunidad. Es por ello que me planteo esta reflexión: ¿no sería mejor crear unas aulas de acogida específicas en las que los estudiantes recién llegados pudiesen cursar un año escolar completo?

Este mecanismo permitiría a los estudiantes recién llegados tener un conocimiento de la lengua y la cultura que les permitiese desenvolverse con más comodidad en la sociedad. Permitiría, por otro lado, que el nivel global de conocimientos de la clase no deba bajarse o adaptarse. Esto acabaría repercutiendo en que los nuevos estudiantes puediesen aprender más rápidamente cualquier otra materia, dado que ya no existiría (o se reduciría) la barrera del idioma.

Por contra, se podría argumentar que este mecanismo de acabar generando “guetos”. No lo creo. El gueto se genera cuando la persona no habla el idioma, no conoce la cultura y ni puede integrarse con el resto de sus compañeros. Unos meses de enseñanza adaptada a sus necesidades conseguiría evitar la posterior creación del gueto, porque el/la estudiante podría comunicarse mejor con sus compañeros de clase, mientras que éstos no tendrían la sensación de que el/la recién llegado/a les obliga a volver a ver el mismo temario (el rechazo se reduciría).

Claro, que esto puede salirnos a los contribuyentes por un pastón. Nuevas aulas, nuevos profesores más capacitados (debería hablar árabe, francés, ruso, rumano…), horarios de apretura de los centros educaticos ampliados… Yo estoy dispuesto. ¿Y el resto de la sociedad?

About Pablo Casado

Clinical lecturer at BarcelonaTech - http://www.upc.edu
This entry was posted in educación. Bookmark the permalink.

Comments

9 Responses to Educación e inmigración

  1. Anonymous says:

    Pues, este comentario tuyo, me ha gustado mucho. Estoy de acuerdo contigo, sobre todo en las dos últimas frases, ¿estará dispuesta la sociedad a dedicar un dinero, que no será poco, en algo que no va a ser para ellos? mmm, creo que no. La sociedad española, precisamente no es que sea muy comprensiva con estos temas, simplemente se hacen los tontos, y aquí no pasa nada. Y esto nos influye a todos. Yo personalmente, conozco un caso así en mi instituto, de un chico rumano, que llegó este año a mi clase, a mediados del segundo trimestre, y el chaval, no tenía ni idea de castellano. Se sentaba allí a dibujar en su cuaderno, calladito, solo, porque como no sabe NADA de español, pues… ¿cómo va a dar clase? Estaba allí seis horar diarias haciendo lo mismo. Bueno, pues resulta, que mi instituto no dispone de este tipo de aulas wue tú has mencionado antes. Al final, la dirección del centro, decidió que este chico no podía seguir así, y lo que hicieron, fue algo que a mí no me pareció nada bien. Había un chaval rumano allí en el centro, que hablaba castellano y rumano, y los reunían a los dos en un aula dos horar al día, para que el chico éste bilingüe, les fuese traduciendo; y este niño perdiendo dos horas allí, en vez de estar dando clase. Esto acabó, cuando el chaval se cansó del insituto(me refiero al que no sabe castellano), y se echó a perder, es decir, se fue a trabajar, como la inmensa mayoría de inmigrantes que no se pueden integrar en la sociedad. Y ahora yo digo, que por lo menos enseñen a estos niños a hablar nuestro idioma, que con eso haríamos muchísimo. Porque tiene que ser durísimo llegar a un país que no conoces nada de él, y … ¿Cómo te desenvuelves, si no es hablando? No se puede. Así que, habamos un esfuerzo, económico y social para intentar integrar a estas personas, que no son pocas.

    Tu primo, Rafa Casado.

  2. Anonymous says:

    Pau,

    Estoy muy de acuerdo con lo que planteas. Parece quea los “progres” nos asuste demasiado separar a los alumnos por miedo a crear guetos (de hecho la LOGSE recordemos que pretenden no traumatizar a los alumnos con inferiores capacidades intelectuales, homogeneizando por abajo).

    No es nada reaccionario separar a los inmigrantes recién llegados en aulas, colegios o institutos especiales (en tanto que específicos); todo lo contrario, es una medida lógica y absolutamente necesaria y no únicamente desde la perspectiva del inmigrante. No debemos olvidar que los barrios obreros (o de clase media, como pretenden hacernos creer algunos) son los que más flujo migratorio reciben y que, por tanto, sus institutos (públicos) son los que deben gestionar la situación. Si, como bien dices, la llegada de un alumno puede comportar que se deba repetir hasta el hastío una materia o se deban explicar conceptos que ya deberían haber asimilado los alumnos en su proceso formativo, eso comporta que la calidad de la educación de TODOS los alumnos se vea seriamente afectada. Y, por tanto, si reducimos el nivel formativo de los hijos de familias obreras, reducimos también su capacidad de ascensión social y perpetuamos los roles sociales.
    Además, como bien dice tu primo, si los inmigrantes no siguen un proceso formativo lógico (primero la lengua y después los conocimientos), se casan y se convierten en mano de obra no cualificada (barata).

    Quizá si los partidos de izquierda hiciesemos un poco más de pedagogía e hiciesemos entender a la población (sobre todo, la de los estratos económicos más bajos) que los inmigrantes no son sus enemigos sino más bien deberían ser compañeros de lucha ante la insufrible explotación laboral, quizá se vería mucho mejor que se dedicasen importantes esfuerzos en la lucha contra la marginación social de los inmigrantes y, sin duda alguna, la educación es un factor clave.


    Nathan Baidez (fins demà!!!)

  3. Judit says:

    Buff… tema delicado …

    Yo creo que separar a los alumnos tiene sus aspectos positivos y negativos.

    Quizás sea conveniente hacer las “aulas de adaptación” pero qué pasaría con los alumnos que llegan a mitad de curso? Deberíamos hacer otra aula específica para aquellos? O que estuvieran en la misma que sus compañeros y hacer que estos sufran el repetir temarios?

    La primera opción no es lógica (y creo que tampoco viable), pero en la segunda seria un poco el pez que muerda la cola, provocando que aquellos que llevan más tiempo en las aulas específicas sufran el aburrimiento provocado por repetir temario. Estoy de acuerdo en que les iría bien para reforzar sus conocimientos, pero, quien haya repetido alguna asignatura sabe lo aburrido que es volver a escuchar siempre el mismo royo.

    De todas formas, opino que si un alumno “recién llegado” es incorporado al curso que le toca, si realmente tiene motivación por hacer algo con su vida hará lo que haga falta para espabilarse. Ahora me acabo de jugar de que todos se echen sobre mi, pero, seamos realistas, aquí el que hace algo es pq quiere.

    En el mail comentabas el tema de los Erasmus. Bien, para empezar no es lo mismo, ya que supuestamente el que se va de Erasmus es pq quiere, ya que, y aprovecho para decirlo, con la basura de beca que te dan… en fin, esto ahora no toca, pero si q estamos de acuerdo en que no te ves obligado a aprender nuevas lenguas y costumbres. Y bueno, puedes tener la suerte de ir a parar a una universidad donde impartan las clases en castellano o ir a parar en una donde se imparten en el idioma de la comunidad autónoma. En el segundo caso, pues te puedes ver en que no te queda otra que espabilarte para aprender o dejarlo.

    El caso es que hay que reaccionar con el problema escolar, rompiendo algunas de las barreras con las que se encuentran estos estudiantes, pero sin darselo masticado. Todos tenemos derecho a las mismas oportunidades, pero también nos hemos de esforzar para lograr nuestras metas, ya que sino no valoras lo que tienes.

    A ver si por una vez el gobierno y la oposición hacen algo con cara y ojos por la educación, por que des de que yo tengo uso de razón no veo que estemos evolucionando.

    Juer q royo te dejo aquí XD

    Nos vemos!

  4. lauregutierrez says:

    Coincido contigo y con Judith en algunos aspectos, sobretodo en la bajada de nivel que supone para los alumnos que ya están cursando el nivel que sea.

    Pero, ¿la solución no sería mejor que ese primer año lo dedicasen exclusivamente a aprender la lengua y que después se metieran en el sistema educativo?

    De esta forma no generaria guetos, sino más bien grupos de amigos (todos inmigrantes, pero bueno) pero que después se adaptarian perfectamente al curso que fuera con un buen conociemiento de los idiomas autóctonos.

    No?

  5. Anonymous says:

    Esta situación que comentas es una realidad cada vez más común en todos los centros. Pero hay que tener en cuenta una serie de factores:

    - Los niños/as que se integran en la misma aula no bajan el nivel. Incluso los recursos de apoyo que se les facilitan pueden ayudar a compañeros suyos que aparentemente no tienen ningún problema con la lengua.

    - Las escuelas con fuerte immigración , la mayoria, tienen aulas de acogida. El alumno recibe clases de la lengua pero está integrado en su clase y en el colegio. Refuerza la lengua y su autoestima.

    - Separar a estos alumnos de las clases reduce el contacto funcional y vivencial con la lengua. En el patio, en la clase, en los pasillos,.. también se aprende a hablar.

    - Los niños segun su evolución cognitiva necesitan modelos de comunicación para modificar y enriquecer su vocabulario y sintaxis.

    - Aprender con la funcionalidad, necesidad y deseo de aprender és mas fructífero.

    - Tienen más capacidad que un adulto para adquirir una nueva lengua pese a los cambios de estructura lingüística.

    Según experiencias de hoy en dia muchos alumnos en esa situación aprenden la lengua dentro de las aulas y con mayor rapidez. Así que opto por una educación inclusiva. No solo sale ganando el alumno en cuestión sino que de ahi los demás pueden beneficiarse de refuerzos y materiales y conocimiento de otras culturas de forma vivencial.

    Ale y aquí tienes mi opinión-rollo.

    Lilith.

  6. gisela says:

    Pau, soy la Gisela, a ver si te dejas ver un poco! como va todo? espero que genial, besos. otro dia opino, eh? que hoy estoy cansada, todo el mundo de puente…jeje

  7. Joan says:

    Creo que Judith tiene parte de razón y pese a que ha iniciado otro enfoque a ese problema, creo que yo soy un poco mas radical.

    El problema existe, pero ¿de quien es deber arreglarlo? El problema de la inmigración se debe a una falta de control en la entrada, al menos bajo mi punto de vista y eso repercute en todos los aspectos, uno de ellos la educación.

    Como han comentado, quizás lo mejor es inicialmente hacer un curso intensivo de idioma, indiferente de la edad que tengas, no juntemos a los niños por edad, sino por conocimiento, ¿No es esa la base teórica de nuestra educación? si no tienes los conocimientos, repites, tengas la edad que tengas. Una vez tengas nivel de lenguaje para aprender las asignaturas, incorpórate en el nivel que te toque, según tus conocimientos de matemáticas, física , etc etc.

    Por otra parte, ¿es correcto comparecernos de los niños que vienen a España y no tienen ni idea de castellano? Mi abuelo no tenia ni idea de Alemán cuando se fue a trabajar de niño, pero salieron adelante, aprendieron el idioma ¿Como? no lo se, pero sobre todo con voluntad, no creo que en Alemania les dieran clases particulares de alemán para introducirles en el país, si vienen a España en busca de empleo que les de mejor nivel de vida o al menos que les de vida, que se lo ganen, como en otras escalas quizás menos dramáticas tenemos que hacer todo el mundo.

    ¿Destinar más dinero para adaptar a esta gente? bueno… mejor con un eufemismo, destinaría más dinero para reducir la delincuencia, de eso estoy más convencido.

    No quiero parecer Xenófobo, pero no somos un país con recursos ilimitados, no esta la economía como para permitirnos ciertos “lujos” (Que recuerdo que no tuvieron nuestros abuelos) si no podemos absorber, no lo hagamos y si lo hacemos, regularicemos para que todos podamos contribuir a que la educación, seguridad social, etc etc funcione mejor, para todos, no es justo que nos recorten las becas, que nos planteen las clínicas privadas o que pensemos de bien jóvenes en hacer un plan de jubilación, porque no podremos disfrutar de ella, eso no es justo, ni para el rumano, ni para mí.

  8. Cori says:

    ¿¿Por qué las llaman aulas de acogida cuando quieren decir guettos??¿ No es ir en contra de la integración ,crear algo cuyo único objetivo es hacer un aglutinio de personas de otras nacionalidades? Sinceramente creo que estamos siendo más papistas que el Papa. Porque a mi modo de ver por encima del idioma , esta el hecho de que son niños y se comportan como tales, aquí y en cualquier otro lugar del mundo. No creo que el idioma sea un gran barrera y me temo que destinar recursos a este tipo de aulas es un error, y es de ser cortos de miras. No creo que la política lingüística sea una prioridad. Pero venga, sigamos destinando recursos a que los niños extranjeros canten “els Segadors” y digan a la “gatzoneta” sin importarnos que tengamos uno de los índices con fracaso escolar más alto. Eso si a mi me congratula muchísimo que el niño de dos años hijo de los del badulaque de abajo sepa que el color con el que esta pintando su dibujo se llama “vermell”.
    ¿No es mucho más productivo intentar que mejore la educación de nuestros niños en general ya sean autóctonos o extranjeros? Yo creo que si.

  9. Ludo (Marc Alier) says:

    Vaya !Cuanto comentario!! Este Blog se anima Pablo.

    Existe un problema de eficiencia en el aprendizaje linguistico cuando juntas niños y niñas extranjeros en una misma clase para estudiar “el idioma”. “El idioma” se convierte en el tema del curso, y por ende un peñazo. Mientras la comunicación en las aulas especiales se hace en las lenguas maternas de los asistentes, por signos o por un pupurri de lenguas que se crean ad-hoc como el creole que hablaban los piratas del caribe, o como lo que se habla en los cursos intensivos de ingles en irlanda o inglaterrra, donde lo unico que se hace son amigos, pero poco ingles se aprende.
    La mejor forma de aprender es immersion plena. Pero entonces como hacer esas inserciones sin frenar el ritmo de clase habitual??
    Menos alumnos por clase, tutores especificos para inmigrantes en el centro que echen una mano en las clases? Y yo que se… En cualquier caso no e sun problema simple.

Leave a Reply