Autocrítica universitaria: ¿Qué estamos haciendo mal?

Hace un par de semanas que vengo pensando que algo hacemos mal en la universidad. Hay algo enfermo dentro del sistema educativo que consigue hacer que nuestros estudiantes estén al borde de la crisis nerviosa cuando van a presentar su proyecto de final de carrera. A mi mismo me pasó durante el proyecto de la ingeniería técnica y el fenómeno se repitió cuando estaba decidiendo sobre mi futuro al acabar la ingeniería superior (gràcies Ludo per portar-me pel bon camí).

No sé exactamente por qué, pero presentar un proyecto, algo que debería representar casi una fiesta, porque coincide con el fin de los estudios y el fin de la tensión de los exámenes, se acaba convirtiendo en una fuente de tensión mayor que el resto de la carrera. Un proyecto de final de carrera debería ser un paseo triunfal. Un paseo largo y cansado, porque son muchas horas de trabajo, pero un paseo, sin mayores dificultades, en que se apliquen los conocimientos que se han adquirido durante la carrera.

Pues no. Resulta que a los y las estudiantes se les hace un mundo su proyecto. Empezando por qué hacer, cómo gestionar su tiempo, qué tecnologías usar, qué lenguajes de programación utilizar… y eso sin entrar en detalles técnicos sobre “cómo hago esto?”

Las preguntas anteriores son sintomáticas de que la universidad está un paso (quizá no muy grande, pero un paso) por detrás de la realidad de las empresas. Los/Las que me conocéis sabéis de sobras que yo soy muy crítico con las tecnologías que se usan en las software factories, los frameworks y con que las herramientas se conviertan en doctrinas de fe, pero no puedo obviar que esas herramientas no se explican en la universidad. Así se consigue que nuestros/as estudiantes despotriquen de la universidad diciendo cosas como “en la universidad no te enseñan nada” o “no sé para qué he hecho la carrera, si no he aprendido nada”.

De esta manera, las empresas tienen la impresión de que nuestros/as titulados/as valen muy poquito cuando salen al mundo laboral ya que no conocen las tecnologías que en ellas se usan. Por suerte, la mayoría de nuestros/as estudiantes son suficientemente inteligentes como para aprenderlas en pocos meses. Por desgracia, el hecho de tener que olvidar lo aprendido y aprender nuevas tecnologías y formas de hacer causan aún más resentimiento entre los/as recién titulados/as. Puede que la investigación universitaria esté a años luz de lo que se pueda aplicar en las empresas, pero no se transmite el conocimiento entre lo investigado y lo aplicado. Y eso en el mejor de los casos, cuando lo investigado es mínimamente aplicable a la industria.

De vuelta a las preguntas anteriores, considero que la primera de ellas es crítica. Habitualmente, los proyectos se convierten en la enésima tienda virtual (incluso mi proyecto de técnica hubiese sido algo así si Ludo no me hubiese llevado por el buen camino), pero no es eso lo que debería pasar en una escuela tecnológica. ¿Dónde está el espíritu emprendedor? ¿Acaso se lo hemos apagado en la universidad? ¿Por qué no hay ninguna conferencia en horario lectivo con un emprendedor de éxito?

Y esto me vuelve a llevar a la ansiedad que causan los proyectos de final de carrera. Quizá sea que los/las estudiantes no tengan espíritu emprendedor, o quizá sea que los que estamos dentro no conocemos las tecnologías que se usan fuera de la universidad. Sumémosle la poca capacidad docente de algunos profesores (todos hemos tenido malos profesores) y su nula intención de contestar preguntas. El resultado es que no podemos transmitirles la más mínima confianza en su potencial ni en su futuro profesional.

Algo estamos haciendo muy mal entre todos.

Se esperan críticas.

About Pablo Casado

Clinical lecturer at BarcelonaTech - http://www.upc.edu
This entry was posted in Hartazgo, universidad. Bookmark the permalink.

Comments

2 Responses to Autocrítica universitaria: ¿Qué estamos haciendo mal?

  1. Joan says:

    Yo vengo de Ciclos Formativos, tengo el de Administración y el de Desarrollo, llevo 9 años trabajando haciendo mantenimiento de empresas (sistemas)

    A falta de 1 asignatura para acabar la carrera (ESO1), puedo decir que los ciclos estan mucho más enfocados a la empresa, te enseñan conceptos mucho más prácticos, no te enseñan FBDA ni DBDA, pero te enseñan a instalar un SqlServer o un Oracle y después a gestionarlo. No te enseñan EDAL, pero te enseñan algún lenguaje de programación visual, en mi caso visual basic, como para desarrollar un programa agradable para el usuario final, no AVL en c++. En mi caso compensé XACO por los ciclos, pero creo que aprendí más de xarxes en los ciclos cuando nos sacamos el CCNA de cisco. Es interesante la rama de ICOM , Estructura 1, Estructura 2 y Arco. ¿Pero para que sirve eso en el 95% del mundo empresarial?.

    Si la media de obtener la carrera es de 5 o 6 años (Al menos de la gente de mi alrededor) ¿Que deberian enseñar? Windows 2000, luego 2003 o XP? en 6 años cambia la informática de tal manera que es imposible enseñar algo actual, eso lo pueden hacer los ciclos que duran 2 años, no la carrera.

    En resumen, después de intentar sacar un sentido a todo esto, creo que la carrera no forma informáticos, forma personas que han tenido que demostrar constancia y sacrificio, personas con conocimientos generales de informática que cuando lleguen a las empresas, como tu has comentado, tardarán relativamente poco tiempo en aprender lo que sea necesario.

    Saludos y ánimo con el Blog!

  2. la que no encuentra su sitio says:

    Ciertamente… la sensación que tienes al acabar la carrera (y/o durante la carrera) es de no haber aprendido más que “libros”, con apenas aplicación en el Mundo Real(TM).

    Tengo la sensación de que, en parte, es porque las clases se basan demasiado en conceptos teóricos, que son necesarios, pero no lo único que hay que explicar (diría que falta más aplicación de esa teoría, no al cabo de 3 semestres en otra asignatura, sino en la misma).

    Falta más orientación (igual que en la secundaria, que hace falta para encaminar a los alumnos y que no acaben en cualquier carrera/módulo por no saber qué se le da mejor y le gustará).

    Y unas cuantas cosas más…

    En la primera carrera (Psicología), acabé haciendo un Practicum que no me desagradaba, pero del que considero no aprendí prácticamente nada. Y todo porque la idea que tenía en mente para desarrollar, no pude llevarla a cabo porque no había NINGÚN profesor que le dedicara parte de su trabajo (parece que todos están predefinidos y no se puede hacer nada que no esté en la lista de proyectos posibles).

    Es más, nadie me explicó durante los años previos de la carrera, cómo presentar un proyecto de Practicum (cómo estructurarlo, documentarlo, etc.) para “llamar la atención” del posible tutor que me fuera a dirigir si era algo propuesto por iniciativa propia.

    Y si ya cuesta trabajo estudiar y trabajar a la vez, no sobra demasiado tiempo para intentar ampliar por tu cuenta todos esos conocimientos que, en parte, deberían salir de la propia carrera.

    Y me veo con el proyecto de la técnica de informátia en las mismas condiciones ¬¬

    (menudo tocho, ahí queda)

Leave a Reply